¿Por qué es mala idea pedir préstamos para salir de deudas?

Si tienes más de una deuda de tarjetas de crédito, sabrás lo frustrante que puede ser tratar de equilibrar varios pagos cada mes. ¿Podrás hacer más que el pago mínimo en cada tarjeta? ¿Cuánto más podrás sostener el nivel de deuda actual? ¿Deberías concentrarte en pagar la tarjeta con el saldo más alto o la tarjeta con la tasa de interés más alta?

Se acerca tu fecha límite de pago, has agotado todas tus opciones para pagar la cuenta de tu tarjeta de crédito este mes y no sabes qué hacer. Piensas si pedir un préstamo para pagar esa deuda es la solución que estabas esperando. Sin embargo, quizá estés dañando más tu economía de lo que la estás ayudando. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, más del 11% de las personas que solicitan un préstamo esperan pagar algún tipo de deuda con él. 

Cuando contratas un préstamo personal lo haces con la certeza que podrás hacer frente a la deuda cada mes. Pero, en algunas ocasiones, se viven situaciones inesperadas como un despido o la enfermedad de un familiar que hacen que no se pueda cumplir con lo previamente presupuestado. 

Si bien los préstamos personales pueden ayudarte a pagar temporalmente la deuda de tus tarjetas de crédito en su totalidad, es importante recordar que estás reemplazando un tipo de deuda por otro. Una vez que hayas liquidado tus tarjetas de crédito no estarás libre de deudas; aún deberás trabajar en los pagos de tu nuevo préstamo personal y deberás realizar los pagos mensuales sin incurrir en una nueva deuda en el proceso. 

Por ejemplo, si tienes el hábito de usar tus tarjetas de crédito para cubrir gastos que no puedes pagar en su totalidad todos los meses, puede ser difícil aprender a gastar dentro de tus posibilidades. Cuando utilizas un préstamo personal para pagar la deuda de la tarjeta de crédito, es importante evitar acumular nuevos saldos de tarjetas de crédito a medida que pagas o de lo contrario podrías terminar peor de lo que comenzaste. 

Además, si bien tu tasa de interés con un préstamo personal podría ser más baja que las tasas de tu tarjeta de crédito, es posible que el pago mensual de tu nuevo préstamo reduzca aún más tu presupuesto mensual.

Por último, si estás dispuesto a pagar tu deuda bancaria lo antes posible, considera más opciones como la reparación de crédito. No dudes en contactarnos hoy para una consulta gratuita. 

Otros artículos más vistos

¿Por qué es mala idea pedir préstamos para salir de deudas?

¿Por qué es mala idea pedir préstamos para salir de deudas?

Si tienes más de una deuda de tarjetas de crédito, sabrás lo frustrante que puede ser tratar de…

Leer más
Acelera la reducción de tu deuda

Acelera la reducción de tu deuda

La deuda prolongada, o peor aún, el aumento de la deuda es un sentimiento debilitante. Sin embargo, puedes…

Leer más
Finanzas inteligentes para principiantes

Finanzas inteligentes para principiantes

El dinero afecta casi todo lo que hacemos en una sociedad moderna. Sin tener conocimientos financieros, es difícil…

Leer más