Préstamos para pagar deudas: ¿realmente necesitas uno en tu vida?

Si tienes más de una deuda en tarjetas de crédito, seguramente sabes lo frustrante que es tratar de administrar tu dinero y abarcar varios pagos al mes. De hecho, sabrás que algunas de las preguntas que se atraviesan por la cabeza son: ¿este mes podré hacer más que el pago mínimo en cada una de mis tarjetas? ¿Cuánto más podré sostener el nivel de mi deuda actual? ¿Debería concentrarme en pagar la tarjeta de crédito con el saldo o la tasa de interés más alta?

Puede ser que se acerque tu fecha límite de pago, que hayas agotado todas tus opciones para pagar la cuenta de tu tarjeta de crédito y no sepas qué hacer. Así mismo, puede ser que pienses que los préstamos para pagar deudas son la solución a todos tus problemas; sin embargo, lo que no sabes es que al pensar en eso quizá estás dañando más tu economía de lo que la estás ayudando. 

Pero, ¿qué tienen de malo los préstamos para pagar deudas? 

Cuando contratas un préstamo personal lo haces con la certeza de poder liquidar tu deuda, no obstante, existe la posibilidad de que vivas situaciones inesperadas como la pérdida de un empleo o la enfermedad de un familiar que, sin darte cuenta, hacen que no puedas cumplir con tus objetivos. 

Aunque los préstamos para pagar deudas pueden ayudarte temporalmente, es importante que no olvides que estás reemplazando un tipo de deuda por otra. Pues una vez que liquidas tus tarjetas de crédito no estás libre de preocupaciones y compromisos, ya que aún deberás ocuparte de los pagos de tu nuevo préstamo. Eso sin mencionar que debes evitar adquirir una deuda por segunda vez. 

Recordatorio para tu yo del presente y el futuro: 

  • Si actualmente tienes el hábito de usar tus tarjetas de crédito para cubrir gastos que no puedes pagar, recuerda que puede ser difícil aprender a gastar dentro de tus posibilidades. 
  • Cuando utilizas un préstamo personal para pagar la deuda de tu tarjeta de crédito, es fundamental que evites acumular nuevos saldos, o de lo contrario, podrías terminar peor de lo que comenzaste. 

No olvides que a pesar de que la tasa de interés de tu nuevo préstamo personal puede ser más baja que la original, es posible que tu deuda reduzca exponencialmente el presupuesto para otros gastos. 

Por último, si estás dispuesto a pagar tu deuda bancaria lo antes posible, considera más opciones como la reparación de crédito. 

Recupera el control de tus finanzas personales

Si hoy en día atraviesas por un escenario difícil porque tus deudas de tarjetas de crédito se han vuelto incontrolables, no dudes en contactar a los expertos de Saldo Cero para una consulta gratuita. 

En Saldo Cero puedes olvidarte de solicitar nuevos préstamos para saldar tu deuda, pues te ofrece un plan de aportaciones mensuales como método eficaz para pagar y un proceso honesto, respetuoso y transparente. 

Sobre los requisitos para solicitar la personalización de tu programa, debes considerar que el monto mínimo de tu deuda debe ser de $30,000 y que no debe estar garantizada. 

consolidación de deudas

Otros artículos más vistos

¿Qué es un deudor y un acreedor? Conoce los elementos de esta relación financiera

¿Qué es un deudor y un acreedor? Conoce los elementos de esta relación financiera

Si adquiriste un crédito o un préstamo, entonces el poder saber qué es un deudor y un acreedor,…

Leer más
¿Por qué la gente no teme endeudarse?

¿Por qué la gente no teme endeudarse?

¿Por qué la gente no teme endeudarse y se mantiene endeudada? Si estás buscando procurar tu estabilidad financiera,…

Leer más
7 formas de hacer compras responsables mientras cuidas el planeta

7 formas de hacer compras responsables mientras cuidas el planeta

El aspecto de la sobreproducción ha puesto en jaque la situación climática mundial. Si bien el rol de…

Leer más