Conoce más sobre los 3 tipos de créditos hipotecarios que existen en México

Con el paso de los años los créditos hipotecarios se han convertido en los principales aliados de los  millones de mexicanos que buscan un lugar para vivir. Y esto se debe a que actualmente un gran número de hombres y mujeres no cuentan con la solvencia económica suficiente para adquirir un inmueble de manera inmediata. 

Sí, comprar una casa en México requiere de un esfuerzo económico muy grande, sin embargo, la buena noticia es que hoy por hoy existen 3 tipos de créditos hipotecarios capaces de ayudar a las personas a conseguir el lugar que tanto habían soñado para vivir. 

Si te interesa el tema, lee con atención los siguientes puntos y analiza cuál de estas modalidades es la que se ajusta a tus aspiraciones y perfil económico: 


  1. Crédito hipotecario bancario

Si bien es cierto que cada banco tiene sus propios servicios y especificaciones, hoy en día tienes la completa libertad de elegir el que más te convenga para obtener un crédito hipotecario. La gran ventaja de los bancos es que la mayoría maneja tasas de interés fijas, lo cual le hace saber al interesado la cantidad que va a pagar durante el tiempo de vida del crédito. 

A comparación de otros financiamientos como una tarjeta de crédito o un préstamo personal, los créditos hipotecarios expedidos por bancos regularmente se dan a personas que tienen una antigüedad laboral de 6 meses o más, un buen historial crediticio y una edad de entre 18 y 70 años. 


  1. Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (SOFOMES)

Las Sofomes son sociedades anónimas que tienen la capacidad de otorgar créditos hipotecarios y en algunos casos arrendamientos. A comparación de un crédito hipotecario otorgado por el banco, este tipo de servicio financiero es más flexible en cuanto a sus requisitos y brindan plazos de pago ajustables a la situación económica del solicitante. 

Para poder confiar en alguna de ellas lo que tienes que hacer es investigar si tienen un registro vigente ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), de esta manera sabrás que está certificada para operar legalmente y brindarte un servicio adecuado. 

Vale la pena mencionar que una de las desventajas que muchas personas notan es que ese tipo de sociedades manejan tasas de interés demasiado altas. 


  1. Instituciones gubernamentales

En México existe la posibilidad de que un trabajador pueda solicitar un crédito hipotecario a través de prestaciones de ley. Es por ese motivo que, si hoy en día estás buscando comprar una casa, un departamento o un terrero, y cuentas con alguna de estas prestaciones, tienes oportunidad de solicitar tu crédito con alguna de las siguientes instituciones: 

El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT): esta institución se encarga de beneficiar a los trabajadores de organizaciones privadas o instituciones públicas y, por lo general, toma en cuenta la edad y el salario de los mismos. 

Una de las mayores ventajas de los créditos hipotecarios del INFONAVIT es que los interesados pueden adquirir una casa nueva o usada, remodelar una vivienda, pagar una hipoteca o construir en un terreno propio. 

Por su lado, el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (FOVISSSTE) es el encargado de brindar créditos hipotecarios a las personas que trabajan en alguna dependencia pública perteneciente a la federación. Por ese motivo, algunos de sus requisitos son que el interesado trabaje activamente en el Estado, tenga 18 meses o más de aportaciones en la Subcuenta de Vivienda y que no haya tramitado su retiro voluntario, entre otras cosas. 

Finalmente, y al igual que los créditos del Infonavit, este tipo de financiamientos también sirven para comprar una casa nueva o usada, construir una vivienda en un terreno o remodelar un hogar. 

Ahora que ya conoces algunas de las características de los 3 tipos de créditos hipotecarios más utilizados en México, es momento de que te detengas a pensar y analizar cuál es el indicado para ti. Para ello, a continuación encontrarás una lista de preguntas que posiblemente te ayudarán a tomar una mejor decisión. 

Si hoy en día no sabes qué crédito hipotecario es el ideal para ti, puedes comenzar a plantearte estas preguntas: 

  • ¿En qué tipo de vivienda quiero vivir? ¿Busco una casa, un terreno o un departamento?
  • ¿Quiero comprar un inmueble nuevo o usado? 
  • ¿Tengo el tiempo y la solvencia económica para remodelar una casa? 
  • ¿Cuáles son las ventajas de tener un terreno y construir en él? 
  • ¿Cuántos años estoy dispuesto a pagar un crédito hipotecario? 
  • Cuál es el objetivo de mi crédito hipotecario, ¿comprar, remodelar, construir o mejorar? 

Además de plantearte estas preguntas y de analizar a profundidad cada una de sus respuestas, lo que también puedes hacer es acudir con un asesor financiero o con las autoridades de la institución que más llame tu atención. Por otro lado, recuerda que un crédito hipotecario es un compromiso que dura mucho tiempo, necesita responsabilidad, constancia y una buena administración de tu parte. 

Consulta más artículos informativos en Saldo Cero

Si este artículo sobre tipos de créditos hipotecarios te pareció interesante y te ayudó a descubrir en qué lugar te conviene solicitar el tuyo, compártelo en tus redes sociales o con tus conocidos más cercanos que también buscan solicitar un crédito para comprar una vivienda y mejorar su calidad de vida. 

No te dejes intimidar por lo desconocido, estar informado y comprender temas financieros puede cambiarte la vida más de lo que imaginas. Mantente al pendiente de nuestras próximas publicaciones.

Sobre nosotros, te compartimos que Saldo Cero es una reparadora de crédito con excelente reputación a nivel internacional. Ayudamos a las personas a liquidar deudas que tienen con el banco u otras entidades financieras a través de un plan de aportaciones mensuales, el cual evita préstamos nuevos y está diseñado para pagar hasta un 70% menos de la deuda original. 

Si estás interesado en nuestro programa porque tus deudas con el banco u otras instituciones se han vuelto incontrolables, ingresa aquí, llena un formulario y obtén una asesoría gratuita ahora. Saldo Cero es confiable, no es necesario que solicites un crédito o un préstamo nuevo para reiniciar tu vida financiera.

Otros artículos más vistos

6 excelentes consejos sobre finanzas para principiantes. ¡Comienza con el pie derecho!

6 excelentes consejos sobre finanzas para principiantes. ¡Comienza con el pie derecho!

El dinero afecta casi todo lo que haces en la vida diaria, por ese motivo, debes tener una…

Leer más
Cómo desarrollar una mentalidad monetaria

Cómo desarrollar una mentalidad monetaria

¿Qué significa desarrollar una mentalidad monetaria? En pocas palabras, es la actitud que tienes sobre el dinero y…

Leer más
Seis formas en que un programa de reparación de crédito puede mejorar tu vida

Seis formas en que un programa de reparación de crédito puede mejorar tu vida

Cuando te encuentras en una situación inmanejable con respecto a las deudas, a veces la mejor estrategia es…

Leer más